IMG_3661La Zona de Zaragoza comenzó el curso 2014-15 con la habitual asamblea, que en esta ocasión tuvo lugar el 5 de octubre en el Colegio Bajo Aragón.

Nuestro encuentro comenzó en la capilla con una oración sobre la lectura de la entrevista de Nicodemo con Jesús. A continuación, pasamos a un aula del colegio donde, partiendo de una selección de citas de la exhortación del papa Francisco “La Alegría del Evangelio” y un gracioso corto de animación, se nos motivó para una reflexión posterior. Se trataba de que, en pequeños grupos, nos planteáramos qué cartel o pancarta deberíamos mostrar al mundo para evangelizarlo como cristianos, como fraternidades y como Iglesia. En cada grupo se habló de cómo podíamos ser más visibles y acercar mejor la persona de Jesús a las personas de nuestro entorno, y elaboramos nuestros carteles que posteriormente expondríamos a los demás en la eucaristía.

Tras un descanso, celebramos ésta de nuevo en la capilla. Los niños que habían venido se unieron a la misa, que fue presidida por nuestro nuevo asesor de zona, Enrique Aguilera.

Después pasamos al comedor del colegio, donde degustamos los abundantes y variados manjares que habíamos aportado entre todos. Como suele ocurrir, nadie se quedó con hambre.

Por la tarde- tras una breve sobremesa en la que no faltó el café que Enrique trajo recién hecho desde su comunidad- nos volvimos a reunir para conocer las principales actividades y encuentros propuestos para este curso.

Se comentó, entre otras cosas, que tanto el taller de formación sobre el Antiguo Testamento como los ejercicios marianistas en la vida diaria han comenzado a andar con importante participación de fraternos.

También se decidió asumir como zona la preparación de algunas eucaristías y oraciones de las que se celebran en el colegio o parroquia, así como colaborar con el Servicio de Ayuda Escolar, aportando tanto mano de obra para el bar como algo de dinero.

Por último, se anunciaron los encuentros más importantes que vamos a vivir en los próximos meses, empezando por el encuentro de jóvenes, para continuar con el de consagrados definitivos, los ejercicios (que se harán en unión con alguna otra zona cercana), las consagraciones y el encuentro de CLM de España.

Todo un curso por delante, en el que se nos brinda la oportunidad de explicitar nuestro compromiso cristiano y laico marianista.